¿En qué piensas cuando escuchas “Silicona”? ¿Son los implantes mamarios? Bueno, eso está lejos de ser el único uso del segundo elemento más abundante en la tierra. El silicio se encuentra en cosas como el vidrio, cemento, porcelana y electrónica. Y también se usa en fertilizantes agrícolas.

El silicio se ha clasificado recientemente como un nutriente vegetal beneficioso. Aunque no se considera esencial para el desarrollo de las plantas, los efectos del silicio (biodisponible) en las plantas son notables. Un gran número de productores está familiarizado con los beneficios de incluirlo en su régimen de alimentación. Estos beneficios incluyen resistencia al estrés, refuerzo del sistema inmunológico y aumento de la absorción de nutrientes.

El silicio está en todas partes, pero generalmente no está disponible para las plantas. En la naturaleza, los microbios convierten formas de silicio no disponibles en ácido (mono) silícico, la única (!) Forma de silicio biodisponible. Este proceso es lento y depende de muchos factores por eso un productor puede agregar aditivos de silicio en otras formas no biodisponibles y no experimentar el verdadero poder del silicio.

Por lo tanto, en sus formas más comunes, el silicio no se absorbe fácilmente en los tejidos biológicos. Toma silicatos de potasio como ejemplo. Sus moléculas son demasiado grandes para penetrar en las paredes celulares de nuestras plantas. Los microbios tendrán que convertirlo en ácido silícico antes de que las raíces puedan absorber el silicio. Este proceso se llama silicificación, y puede tomar semanas o meses antes de que ocurra en una cantidad significativa.

Sin embargo, para determinados cultivos, la velocidad y la biodisponibilidad son críticas. Los cultivos a menudo se cosechan en cuestión de semanas o un par de meses, después de esto los sustratos a menudo se descartan o esterilizan. Esto destruye las poblaciones de microvida y minimiza el proceso de silicificación.

Por lo tanto, el ácido silícico es el aditivo de silicio más efectivo ya que es 100% biodisponible. ¡Pero no todo el ácido silícico se crea igual! En la naturaleza, la sílice existe en forma de polímero porque es estable. Estas son largas cadenas de moléculas. Y para que las plantas puedan usar el  ácido silícico, debe de estar en forma de monómero (molécula única, o dicho de otra manera, ácido mono-silícico).

Aptus Regulator, nuestro producto estrella, contiene este ácido mono-silícico en altas concentraciones y en forma estabilizada. Fuimos los primeros en lanzar al mercado un producto de ácido mono-silícico estabilizado, y desde entonces bastantes competidores han intentado reproducirlo. Pero sin éxito. Aptus Regulator sigue siendo el único ácido monosilícico verdadero. ¡El que los gobierna a todos!

Cuando se agrega al agua limpia, el monómero se activa, lo que le permite ingresar a la planta y transportar nutrientes. Con el tiempo, el ácido silícico se combinará consigo mismo en forma de polímero, por lo que es importante mezclar nutrientes frescos y alimentar las plantas de inmediato.

El ácido mono-silícico tiene tres efectos principales en las plantas:

  1. Mecánica – Construye una mejor estructura y crea más resistencia al estrés.
    Deposita el silicio directamente en la capa externa de la celda creando una barrera rígida y una estructura más sólida.
  2. Nutricional – Mejor y más equilibrada absorción de nutrientes.
    Presuriza la savia de la planta para permitir un mejor y más uniforme flujo de nutrientes en todo el sistema circulatorio de la planta.
  3. Inmunitaria – Estimula el sistema inmunitario de la planta.
    Desencadena la producción de compuestos de inmunidad, además de atraer silicio al punto de ataque para reconstruir y fortalecer el tejido.

1. MECÁNICA

El silicio se deposita en las paredes celulares creando una estructura fuerte y rígida, muy parecida a una pared de ladrillo cementada. Las células pueden mantener su forma en medio de ataques ambientales. Cuando el viento sopla y dobla un vástago en una dirección, las celdas del lado del viento se comprimen. El silicio produce células más firmes que se comprimen menos cuando se doblan.

En el caso de sequía, las paredes celulares más fuertes son mejores para mantener el equilibrio del agua dentro de las células. Imagina llenar un globo de agua: el globo es ve firme. Luego, a medida que se vacía y desinfla, la piel del globo se vuelve suave y flexible. Es por eso que las plantas secas caen. Las células más fuertes mantienen su integridad estructural por más tiempo.

2. NUTRICIONAL

El ácido mono-silícico tiene un efecto notable en la absorción de otros nutrientes. Piensa en ello como un motor de tren que ayuda a tirar de otros “coches” a través de la savia de la planta. El ácido mono-silícico es particularmente bueno para aumentar el transporte de minerales pesados e inmóviles como el calcio.

Cuando está presente, el ácido mono-silícico aumenta la presión del sistema vascular (como nuestro propio sistema circulatorio). Imagine una manguera llena de pequeñas partículas de arena (nutrientes). Si un chorro de agua (savia de la planta) se mueve a través de la manguera, la mayoría de las partículas se quedan. Si la presión del agua aumenta a un flujo pesado, más partículas de arena son empujadas a través de la manguera.

Las plantas no tienen músculos de la misma manera que nosotros. En cambio, los elementos se mueven alrededor de la planta por succión, presión e interacción molecular. Una presión más baja, creada por los fertilizantes sintéticos y el riego excesivo, hace que las moléculas más pesadas sean menos móviles. Al aumentar la presión, los minerales se transportan más fácilmente por toda la planta.

Con una mayor presión interna los minerales se mueven más fácilmente por toda la planta hasta donde se requieren. Esta presión vascular es especialmente importante para las plantas más grandes con más ramificación, ya que se requiere más energía para mover los nutrientes a lo largo de estas vías complejas y de largo alcance.

3. INMUNIDAD

Los insectos atacantes deben perforar de alguna manera la pared de la “piel” de la planta para succionar el líquido, comer el tejido o excavar en el interior. Al aumentar el grosor de las paredes celulares, con depósitos de silicio, muchos de estos pequeños insectos no pueden romper la superficie de la célula.

Cuando se trata de patógenos, como los hongos, es importante entender que la sílice no mata al patógeno sino que hace que la planta sea inhóspita para el patógeno. Al bloquear la unión de las esporas de hongos, la planta mantiene su salud y fuerza. Este es el enfoque preventivo,mejor y más natural.

También hay estudios convincentes que muestran que las plantas mueven ácido silícico adicional a puntos de ataque y estrés, como insectos, hongos o roturas. Esto es muy parecido a cuando nos hacemos un corte y las plaquetas en nuestra sangre corren hacia el corte para crear un coágulo mientras la herida se cura. Los depósitos de silicio adicionales crean un tejido aún más fuerte.

SUMARIO

Resumiendo lo dicho, podemos sacar la conclusión de que las planta que han sido tratadas con dosis suficientes de ácido mono-silícico:

  • Tendrán ramas más fuertes y gruesas.
  • Frutos más resistentes, con mayor valor nutricional y una vida útil más larga
  • Son prácticamente invulnerables a los ataques de plagas u hongos.
  • Son más resistentes a las altas temperaturas.
  • Son más resistentes al estrés causado por altas concentraciones de sales en el sustrato (alta Ec)
  • Tendrán un mayor nivel de brix y un mayor contenido mineral
  • Están mejor y más mineralizados, lo que minimiza la posibilidad de deficiencias.
  • Darán un mayor rendimiento